Celer Soluciones

< Volver
customer_service_celer

La atención al cliente

En realidad el título de este escrito debería haber sido «la atención al cliente en una empresa de traducción» pero a medida que iba realizando las anotaciones para desarrollarlo iba viendo que no hay demasiadas especificidades según en qué ámbito se desarrolle una buena atención al cliente. Todos se reduce a nada más, y nada menos, que al tradicional y obvio principio de tratar como nos gustaría ser tratados. Es verdad que esta premisa puede resultar ligeramente vaga: hay multitud de idiosincrasias diferentes y lo que sirve para unos puede no resultar útil para otros y precisamente en esto radica lo que siempre se ha potenciado en Celer Soluciones: la atención personalizada, alejada de perjudiciales respuestas estandarizadas y centrada en dedicar a quien se pone en contacto con nosotros la atención y el tiempo necesarios para poder captar sus necesidades y darles la solución requerida en cada caso.

En momentos como los actuales, en los que muchas de las personas con las que colaboramos están asumiendo cada vez más cantidad y diversidad de tareas, es fundamental ser un apoyo sólido para nuestros clientes y convertirnos en parte de su equipo. Es importantísimo que quienes se dirigen a nosotros se queden tranquilos desde el mismo momento en que nos plantean su solicitud, que tengan la sensación y la constancia de que lo que nos encomiendan ha dejado de ser un problema para ellos, que lo han dejado en las mejores manos posibles y que sólo tendrán que volver a ocupar su mente con ello cuando les devolvamos el proyecto ya realizado, bien realizado y en la fecha prevista.

Se trata de generar confianza, asumir compromisos y mantenerlos. Algo que se dice rápida y fácilmente pero que sólo se consigue con multitud de pequeños detalles: llamadas, mensajes de correo electrónico y respuestas concretas, solventes y rápidas (porque la mejor de las respuestas si llega tarde resulta completamente inútil) y todo ello sin bajar la guardia porque como señala Eduard Punset «Hacen falta cinco cumplidos para resarcir un insulto»   y asimismo una metedura de pata en un mal momento o una negligencia puntual en una gestión pueden hacer que perdamos una confianza que nos ha costado mucho tiempo y esfuerzo conseguir.

Hay que trabajar de modo que quienes nos conocen no duden en recomendarnos a quienes lo que buscan es la profesionalidad y el buen hacer en el ámbito de la traducción especializada. La satisfacción de nuestros clientes siempre ha sido nuestra mejor campaña de marketing, la que nos ha permitido llegar hasta aquí y llevar más de 25 años solucionando los problemas que en el ámbito de la traducción se les han ido planteando a nuestros clientes “de siempre” y a todos aquellos que diariamente solicitan nuestra colaboración por vez primera.